fbpx

Madonna della Corona suspendida entre cielo y tierra

Madonna della Corona suspendida entre cielo y tierra
Madonna della Corona suspendida entre cielo y tierra
Credits: Rosa Scalavino

¿Estás buscando algo que te restituya el equilibrio espiritual que has descuidado últimamente? ¿O quieres probar tú mismo/a el efecto encantador de un lugar fuera del tiempo e inmerso en un reverente silencio perpetuo? Pues, el Santuario de Madonna della Corona, situado en la localidad de Spiazzi, en Ferrara di Monte Baldo, representa uno de los lugares más sugestivos del Véneto.

Una maravillosa iglesia enclavada en las rocas, que destaca sobre el valle del Adige y regala momentos de oración, reflexión y despreocupación. 

Madonna della Corona suspendida entre cielo y tierra

La leyenda y la historia
Credits: Niels Keekstra – nielskeekstra (IG)

El nacimiento del santuario se atribuye a la milagrosa aparición de una estatua que representaba a la Virgen, a mediados del siglo XVI. Este prodigioso acontecimiento ocurrió justo en el lugar donde hoy se encuentra la iglesia, convirtiéndola en un frecuentado lugar de peregrinación.

El término Corona fue en cambio elegido por la ubicación del santuario, guardado celosamente por una cadena ininterrumpida de montes alrededor de él.

A través de los siglos, el edificio ha sufrido varias alteraciones y renovaciones, hasta llegar a la estructura actual, edificada en 1975. 

Como llegar

Como llegar - Madonna della Corona
Credits: nora_elleb

Para llegar al santuario a pie, te aconsejamos el antiguo Sentiero dei Pellegrini (sendero de los peregrinos), conocido también como “de la Esperanza”, que comienza en Brentino Belluno. Recorriendo este camino, vas a rehacer la misma ruta trillada durante siglos por creyentes animados por una sincera fe o personas desalentadas en búsqueda de esperanza.

El sendero está totalmente rodeado de naturaleza y se caracteriza por un desnivel de unos 600 metros y por una escalera de 1500 escalones. Elígelo y lograrás identificarte en esos incansables peregrinos de antaño, con los pies pesados y el corazón ligero. 

A pesar del considerable desnivel, este camino puede ser recorrido también por los menos experimentados (pero no es apto para cochecitos y sillas de ruedas). Si todavía prefieres llegar al santuario cómodamente en coche, encontrarás un amplio aparcamiento a unos 10 minutos a pie.

La iglesia

La iglesia - Madonna della Della Corona
Credits: blogsognoitaliano – www.sognoitaliano.nl

Una vez llegado frente a la iglesia, quizás debido a las escaleras, quizás debido a algo diferente, te quedarás inevitablemente sin aliento. Es imposible permanecer indiferente ante la imponencia que el enorme peso de un culto centenario ha desplegado, como una capa invisible, sobre esta pequeña iglesia.

La fachada y el campanario de esta estructura tallada en la roca, son de estilo neogótico, pintadas de blanco y de un color anaranjado.

El interior, en cambio, de estilo clásico de cruz latina, se caracteriza por la presencia de esculturas y exvotos y por la blanca Escalera Santa. Esta última es una reproducción de la escalera que se encuentra a Roma, cerca de la basílica de San Giovanni in Laterano. Según la tradición, se debería subir de rodillas rezando una oración por cada escalón.

De todas maneras, el detalle más significativo es la sensacional pared izquierda, hecha de la roca de la montaña misma, de un blanco inmaculado.

Por qué elegir la Madonna della Corona

Una visita a este lugar te regalará una sensación de mística paz interior. Un silencio surrealista envolverá cada tu respiro, eliminando, aunque sea sólo por un momento, cualquier distracción. Y tú también, sólo por un momento, podrás finalmente pararte, fuera del tiempo y lejos de lo superficial de la vida cotidiana.

Entre cielo y tierra

Un último consejo: una vez subida la escalera y llegado a la terraza panorámica, cierra los ojos y respira hondo. ¡Te parecerá estar suspendido/a entre cielo y tierra!

Puede que también te guste...

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial